¿Cómo cambiar la bombilla de mi coche?

11 Septiembre, 2020

Si alguna bombilla del coche se ha fundido o notas problemas en el sistema de iluminación, es posible que necesites poner nuevas luces. Te contamos cómo debes hacerlo.

El sistema de iluminación de un vehículo es uno de los más importantes para la seguridad del conductor y los ocupantes, así como para el resto de vehículos en circulación.

Por ese motivo, las luces del coche requieren una atención por parte de los conductores constante. Al más mínimo fallo, desgaste o problema con el sistema de apagado y/o encendido, deberíamos dedicar tiempo a una revisión, aunque sea primero a nivel personal.

En el caso de que detectemos que una o varias bombillas del coche han dejado de funcionar correctamente, podemos proceder a su sustitución directamente nosotros.

 

Cuándo hay que cambiar la bombilla de un coche

 

Los faros de LED de un coche nuevo en la actualidad pueden tener una durabilidad de hasta 15 años, dependiendo siempre del modelo de bombilla utilizado y también el uso que le demos.

En cualquier caso, los profesionales del sector recomiendan sustituirlas cada dos años o a los 50.000 kilómetros. El motivo de este consejo es que, si se mantienen las mismas bombillas constantemente, su efectividad va a ir reduciéndose constantemente, hasta en un 30% .

 

Cómo cambiar la bombilla del coche

 

Cada vehículo puede tener unas características propias para el acceso a las bombillas. Por tanto, es importante que revises el manual del fabricante, donde se especificará cómo puedes acceder a ellas y sustituirlas.

Teniendo esto en cuenta, sí que podemos ofrecerte unos consejos prácticos para cambiar la bombilla de tu coche, que vas a poder aprovechar independientemente del modelo de vehículo del que se trate.

En primer lugar, utiliza guantes. Nunca hagas esta sustitución con las manos desprotegidas. Como mínimo utiliza un paño o trapo, aunque los guantes siempre te ofrecerán mejor sujeción.

El coche debe estar completamente apagado. Recuerda que las luces obviamente también estén apagadas.

Desenchufa primero el portabombillas, ya que así desconectarás el circuito eléctrico. Normalmente se hace quitando una goma protectora presente en el faro o unos alambres que sirven de sujeción para la bombilla.

Si estás seguro de que la bombilla se ha desgastado, la sustitución es la solución que buscas. Pero si no tienes claro el origen del problema, revisa las conexiones por si detectas algún problema o avería. En caso afirmativo, acude al taller para una revisión más profunda y una correcta reparación.

En el caso de que lo veas viable, coloca la bombilla nueva en su lugar correspondiente y comprueba que funciona correctamente con el sistema de iluminación del coche. Una vez confirmado que has hecho una sustitución correcta, vuelve a colocar el faro en su posición original.

 

¿Por qué fallan las bombillas del coche?

 

Hay muchos motivos por los que las bombillas de un coche pueden fallar. Normalmente se debe a un desgaste progresivo que hace que pierdan efectividad.

Es menos frecuente, pero una bombilla puede fundirse, normalmente por un problema de tensión que haya afectado al sistema de iluminación.

Además, puede existir un problema eléctrico, con lo que deberías optar por una revisión profesional, que permita identificar dónde está el fallo y solucionarlo de forma inmediata.