¿Cuándo pueden dar fallos los amortiguadores de un coche?

07 Mayo, 2021

Un fallo en los amortiguadores puede desde empeorar la experiencia al volante, hasta hacer peligrar tu seguridad conduciendo. Estos son los fallos más frecuentes con estas piezas.

Los amortiguadores son piezas básicas en la suspensión del vehículo. Su función principal es ofrecer estabilidad, control del coche y, de paso, también un mayor confort conduciendo.

Por el contrario, cualquier fallo en los amortiguadores puede poner en riesgo la seguridad del conductor y del resto de ocupantes, además de obviamente empeorar la experiencia en la conducción.

En este artículo recopilamos los fallos más frecuentes que pueden sufrir los amortiguadores, así como el mejor momento para cambiarlos.

 

Rebotes en el coche durante la conducción

 

Los amortiguadores actúan sobre la dureza de la suspensión. En caso de que notes que los rebotes sufridos al coger un bache sean más acusados de lo normal, puede haber un fallo.

Un método popular de comprobación de los amortiguadores consiste en apoyarse sobre la carrocería y empujarla hacia abajo. Si están perfectamente, devolverán su posición original sin rebote.

 

Conducción anómala en curvas y frenazos

 

Los amortiguadores son también elementos de seguridad. Si sufren un desgaste excesivo, notarás que el coche se inclina demasiado en las curvas.

Otra señal de avería en los amortiguadores es cuando se realiza una frenada algo fuerte. Notarás cómo el chasis se desplaza lateralmente.

 

Ruidos durante la conducción

 

Como indicamos, el confort es uno de los factores en los que más intervienen los amortiguadores.

Por este motivo, si notamos ruidos sobre todo al tomar las curvas o al coger un bache, es posible que haya algún daño en el sistema de suspensión.

 

Fíjate en el estado de los neumáticos

 

Los neumáticos son uno de los elementos que más fácilmente demuestra que algo está sucediendo con nuestro coche.

En el caso de unos amortiguadores en mal estado veremos que los neumáticos se desgastan sobre todo en los extremos o a veces también en el centro.

Es porque la presión  que reciben no es la correcta. Y, si el desgaste se presenta de forma irregular, el problema podría ser aún mayor.

 

Inclinación del vehículo

 

Es bastante evidente de comprobar. Si al conducir notas cualquier desnivel en el vehículo, significa que alguno de los ejes o de las ruedas tiene un problema.

Dependiendo del tipo de suspensión que utilices, es posible que tengas que arrancar el vehículo para comprobarlo. Pero en la mayoría de los casos la avería es una fuga en los amortiguadores.

 

¿Cuándo cambiar los amortiguadores?

 

Por descontado, si sufres una avería en los amortiguadores que provoque alguna o varias de estas consecuencias durante la conducción ¡debes cambiarlos cuanto antes!

Unos amortiguadores en mal estado pueden afectar al confort durante la conducción, lo que implica una innecesaria mala experiencia en cualquier trayecto.

Pero lo más importante es que también puede suponer un riesgo para tu seguridad y la de todos los ocupantes del vehículo. Para prevenir accidentes, soluciona la avería enseguida.

Además, se recomienda revisar el estado que presentan los amortiguadores cada 20.000 Km recorridos. Y, de forma general, a los 5 años se recomienda cambiarlos. En caso de que conduzcas mucho, a los 60.000 Km suele ser necesario sustituirlos.