Coches eléctricos familiares

17 Junio, 2020

Los vehículos eléctricos cubren cada vez más cuota de mercado. Los coches eléctricos familiares se suman a esta tendencia, con importantes beneficios para sus compradores.

 

Un coche eléctrico, sostenible, silencioso, innovador ¿y familiar? Pues sí, cada vez está más presente este modelo de vehículo dirigido a familias que necesitan de 5 a 7 plazas, para desplazarse cómodamente.

En este artículo te revelamos las razones más importantes por las que vale la pena apostar por la compra de coches eléctricos.

Por qué comprar coches eléctricos familiares

 

Los coches eléctricos familiares tienen muy buenos motivos por los que ser la primera elección para muchos conductores. Estos son los principales:

El valor de la sostenibilidad

 

La compra de un coche para toda la familia siempre es un acontecimiento inolvidable. Tus hijos lo van a recordar siempre.

Si en esta operación priorizas un coche eléctrico, será un aporte al valor de la sostenibilidad, que no les pasará desapercibido.

Tener como principios derivados de sus padres la sostenibilidad cuando han sido niños, motivará a que ellos también confíen en el futuro por este tipo de propuestas.

Una inversión con menos costes de mantenimiento

 

La inversión inicial en el coche eléctrico es, como sucede con cualquier vehículo, una de las más importantes para toda la familia.

Sin embargo, con unas buenas condiciones de financiación, es posible asumirla, sin tener que preocuparse tanto por su mantenimiento y averías.

Los coches eléctricos son más fiables y eficientes que los vehículos tradicionales, requieren menor dedicación y gasto económico para funcionar perfectamente y las averías, si es que aparecen, son mucho más escasas.

Hay que unir a ello el menor gasto en consumo que se disfruta en contraposición al repostaje constante que necesitan los coches convencionales.

Una conducción tranquila, cómoda y silenciosa

 

Ir en coche en familia, incluso con las 7 plazas totalmente desplegadas, es sinónimo muchas veces de tensión. Los niños siempre reclaman atención, la música no está nunca a gusto de todos y, si sumamos a todo ello, una conducción poco relajante, el viaje se convierte en una mala experiencia.

Los coches eléctricos familiares ayudan a disfrutar de un trayecto mucho más cómodo y confortable. El silencioso motor eléctrico transmite una serenidad permanente dentro del habitáculo.

Por otro lado, los recursos tecnológicos de estos coches y las ayudas a la conducción, fomentan una marcha más segura, con menos riesgos y una mayor concentración en la carretera.

Con estas ayudas, toda la familia al completo se suma más fácilmente a mantener la tranquilidad durante la conducción, haciendo mucho más agradable todo el recorrido.

Mayor accesibilidad a las ciudades

 

Si vamos en familia a visitar una ciudad, queremos disfrutar de la mayor comodidad y accesibilidad posible.

En el caso de utilizar un coche eléctrico familiar, tenemos a nuestra disposición las ventajas que ofrecen las etiquetas medioambientales Cero.

Con ellas podemos acceder con total facilidad a cualquier parte de la ciudad, incluso en áreas con restricción a la movilidad. Además, también tenemos preferencia en zonas de aparcamiento, específicas para vehículos no contaminantes.