¿Cómo es el mantenimiento de un coche diésel?

12 Noviembre, 2020

El mantenimiento de un coche diésel tiene sus particularidades, con respecto a otros vehículos como los de gasolina. Te contamos sus principales características.

 

Gasolina, diésel, eléctrico… da igual la tipología de coche que tengas, tarde o temprano debes realizar un mantenimiento, con el que garantizar que todas sus piezas y componentes funcionan lo mejor posible.

En el caso del mantenimiento de un coche diésel, tenemos que fijarnos en ciertos aspectos, que no son tan importantes en otro tipo de vehículos.

En este artículo te contamos cuáles son los elementos en los que más tienes que fijarte, para garantizar un mantenimiento óptimo de tu coche diésel.

 

Cambio del filtro de combustible

 

En la revisión periódica de un coche, el cambio de aceite y de filtros es una de las tareas más importante. En el caso de un coche diésel, el cambio del filtro de combustible cobra aún más notoriedad.

Este filtro en los coches de gasolina es menos importante, pero en un diésel debe sustituirse siempre que se realiza un mantenimiento.

El buen estado del filtro de combustible nos garantizará que no llegarán impurezas al circuito de inyección. Así también nos aseguramos de que su durabilidad será la máxima posible.

 

Las bujías en los motores diésel

 

Otra diferencia importante, entre el mantenimiento de un coche diésel y uno a gasolina, se encuentra en las bujías.

Mientras en los coches que funcionan con gasolina, el objetivo debe ser asegurar que el salto de chispa se produce correctamente, en base al mantenimiento del espesor entre los electrodos de las bujías, en los coches diésel es diferente.

En estos vehículos, lo importante es mantener en el mejor estado posible los calentadores o bujías de incandescencia, que se encargan de precalentar el combustible para que así el motor arranque sin problemas.

 

Filtros antipartículas

 

Unos de los elementos más importantes en el mantenimiento de un coche diésel son los filtros antipartículas, que están presentes en los modelos más recientes.

Estos filtros tienen como cometido reducir las emisiones contaminantes. Sin embargo, esta función puede ocasionar la saturación de partículas en su interior.

Si bien los modelos más modernos consiguen evitar este problema, mediante mejoras en los sistemas de escape y nuevos aceites especiales, hay que fijarse bien en que estos filtros estén en perfecto estado.

 

Desgaste de neumáticos en coches diésel

 

El mantenimiento de neumáticos en diésel también es importante. Sobre todo los coches turbodiésel pueden ocasionar un desgaste mayor, debido a sus condiciones de aceleración.

Por este motivo, es más frecuente la sustitución o cambio de neumáticos en estos modelos que en otras tipologías de coche.

 

Mejoras en las correas de distribución

 

En el mantenimiento de coches diésel, el cambio en las correas de distribución era algo necesario cada 90.000 Km aproximadamente.

En la actualidad, en cambio, la mejora tecnológica de estos vehículos, ha acabado beneficiando a este componente, que en los modelos más recientes puede no requerir sustitución hasta los 240.000 Km. Una ventaja competitiva que no disfrutan los coches de gasolina.