¿Cómo se puede ahorrar combustible?

13 Octubre, 2020

Ahorrar combustible es un factor clave para no gastarnos demasiado dinero conduciendo. Te ofrecemos algunos trucos para conseguir ese ansiado ahorro.

 

Para ahorrar combustible, la primera decisión que tomamos es escoger un vehículo con una relación óptima de consumo y kilometraje.

Pero cuando estamos conduciendo, el ahorro dependerá principalmente de nosotros. Así que lo mejor es que sepamos cómo se puede ahorrar combustible y que hagamos todo lo posible, para reducir este gasto.

 

Una buena conducción ahorra combustible

 

El primer elemento clave que influye en el gasto de combustible es la conducción que realicemos.

Si conducimos con cambios bruscos, acelerones y frenazos, vamos a consumir el combustible que utilicemos de una forma mucho más rápida, que con una conducción pausada.

 

Mantenimiento del vehículo

 

El vehículo cuenta con múltiples componentes, que en caso de malfuncionamiento o desgaste excesivo, requerirán un gasto mayor del combustible.

Los neumáticos son los elementos más importantes en este aspecto. Una presión mal optimizada puede llegar a exigir un 4% más de combustible de lo normal.

Pero además también debemos prestar atención al mantenimiento de filtros, lubricantes y líquidos en nuestro vehículo. Si no los mantenemos a un buen nivel, consumiremos más combustible en menos tiempo.

 

Equilibrio en el peso del coche

 

Debemos buscar aligerar el coche todo lo posible. Cuanto más peso llevemos, el vehículo necesitará más energía para moverse, lo que se traduce en un mayor consumo.

En este sentido, es recomendable revisar todo lo que se lleva en el maletero y utilizar solo lo imprescindible en cada viaje.

 

Un uso apropiado del aire acondicionado

 

¿Buscas ahorrar aire acondicionado bajando las ventanillas del coche? ¡Así solo conseguirás consumir más combustible!

Conducir con las ventanillas bajadas nos somete a la resistencia del flujo de aire, que obliga al vehículo a consumir más energía. Si hace demasiado calor, sube las ventanillas y utiliza el aire acondicionado de forma apropiada, que por ese motivo está instalado en el coche.

 

El motor en paradas largas

 

El motor a ralentí es uno de los principales motivos por los que consumimos combustible casi sin darnos cuenta.

Como contramedida, muchos de los nuevos vehículos cuentan con una función de Stop & Go, que para el motor cuando se detiene el vehículo y lo vuelve a accionar cuando reanuda la marcha.

Si cuentas con este sistema, notarás que el consumo de tu coche desciende bastante, pero si no lo tienes debes preocuparte de parar el motor cuando te encuentres en paradas excesivamente largas.

 

Planifica tu trayecto

 

Si no sabes bien hacia dónde te diriges, es recomendable que planifiques con anterioridad el trayecto que vas a recorrer.

Uno de los motivos por los que el consumo de combustible se dispara es estar circulando por calles desconocidas, buscando el lugar de destino.

Además de tener que estar forzando las marchas cortas, que son las que más consumen gasolina, también es lógico que cuanto más tiempo estés circulando, más combustible necesites. Por tanto, planifica tu trayecto, llega a la primera al destino y consigue ahorrar mucho más en cada viaje.