¿Se puede convertir un coche a eléctrico?

28 Julio, 2020

Los coches eléctricos ocupan cada vez una mayor cuota de mercado, pero la compra directa no es la única alternativa, también se puede convertir un coche de combustión a eléctrico.

Un coche de combustión tiene ciertos condicionantes que le impiden ser 100% sostenible. En busca de una mayor protección del entorno, el desarrollo de coches eléctricos sigue imparable en todo el mundo.

La opción clásica de pasar de un coche tradicional a un coche eléctrico consiste en vender o desguazar el primero y comprar el segundo.

Sin embargo, se plantea una posible alternativa, que ya han buscado algunos conductores. Se trataría de la conversión de un coche de combustión a un coche eléctrico. ¿Es posible? La respuesta más breve sería "sí, es posible". Pero lo cierto es que hay varios elementos a tener en cuenta.

 

¿Qué es convertir un coche a eléctrico?

 

El término popular que se utiliza es el de "retrofit", que básicamente se puede traducir como "modernizar una cosa" o "actualizar algo antiguo".

La conversión de un coche a eléctrico consiste en la transformación de todos los componentes necesarios, para que el vehículo pueda ser considerado un coche eléctrico.

En la práctica, como es lógico, hay limitaciones. No estamos fabricando un coche desde cero, sino que partimos de chasis que debemos aprovechar, por lo que la fabricación tiene sus condicionantes.

El primero y más importante va a ser el de la autonomía. Los coches convertidos a eléctricos están pensados para pequeños trayectos, no superiores normalmente a los 100 Km.

Además, no contaremos con las mejoras tecnológicas de este tipo de vehículos, destacando los sistemas de seguridad y asistencia en carretera.

Eso sí, podremos obtener un vehículo que ya no funcione de forma exclusiva con combustible tradicional, sino que lo hará mediante el uso de energía eléctrica, con lo que tendremos un coche menos contaminante.

 

¿Cuánto cuesta convertir un coche a eléctrico?

 

El coste de la conversión de un coche a eléctrico tiene dos puntos de vista. Por un lado, es una operación costosa.

En España hablamos de un precio que oscila entre 20.000 y 40.000 euros, dependiendo de las condiciones de origen de cada coche. Además, buena parte de esta inversión recaerá en la homologación que se necesita obtener.

Por otro lado, el precio de un coche eléctrico, en algunos casos, es superior al de esta transformación. Por ese motivo, algunos conductores prefieren aprovechar su vehículo actual que adquirir uno nuevo.

 

¿Es posible convertir un coche a eléctrico en España?

 

La conversión mecánica y tecnológica es posible, en teoría y en la práctica, en el sector automovilístico. Pero no todos los países lo afrontan de la misma manera.

En algunos como Estados Unidos, esta transformación está mucho más asentada, en parte porque cuentan con una normativa mucho más permisiva en cuanto a automoción y cambios de este tipo.

En España, sin embargo, la normativa es más confusa y compleja. Esto hace imprescindible contar con empresas especializadas, que de momento no abundan en el país.

Por otro lado, la homologación no es fácil y los requisitos legales tampoco, así que el alto nivel de exigencia ha frenado bastante este tipo de transformaciones. Pese a ello, no es imposible y cada vez hay más coches que se han pasado al eléctrico circulando por nuestras carreteras.