Fiscalidad de los coches de empresa

13 Octubre, 2020

La fiscalidad en los coches de empresa genera muchas confusiones, sobre todo en lo relativo al porcentaje deducible del vehículo, según el uso profesional o particular que se le dé.

Un asunto tan importante como el de los impuestos relacionados con un coche de empresa, debería estar muy claramente expuesto en la legislación española. Sin embargo, la normativa actual da lugar a interpretaciones diversas, que causan confusión entre muchos profesionales.

En este artículo vamos a explicarte los 3 elementos principales de la fiscalidad en un coche de empresa y cómo debes afrontarlos, en relación a la deducción del mismo a la hora de declarar tus gastos e ingresos a la Agencia Tributaria.

 

IVA en los coches de empresa

 

Según el artículo 95.3.2 de la Ley del IVA, la empresa puede deducirse un 50% del IVA que hay asumido en la adquisición del nuevo coche para la compañía.

Se habla del 50% porque se estima que este es el uso que se le va a dar de forma estrictamente profesional, suponiendo que el resto del tiempo será para fines personales.

¿Es posible solicitar una deducción superior al 50%? En teoría sí que es posible, sin embargo hay que tener en cuenta que la Agencia Tributaria va a solicitar una demostración que en muchos casos no es posible.

 

IRPF en los coches de empresa

 

El uso particular que se da a un coche de empresa es considerado "rendimiento en especie". Esto implica que en la declaración de la Renta, ese rendimiento debe figurar como un ingreso sumado a todos los demás.

El problema aquí está en identificar el uso porcentual del coche de empresa y cuánto del mismo es considerado rendimiento en especie.

Los profesionales del sector aplican distintas fórmulas para el cálculo de estos ingresos, pero en la mayoría de casos e incluso establecido en el art. 43 de la Ley del IRPF, el 20% del 80% del valor del vehículo suele ser la mejor aproximación.

 

Impuesto de Sociedades en los coches de empresa

 

La consecuencia de identificar el porcentaje relativo al rendimiento en especie de un vehículo, es que tenemos a su vez calculado el Impuesto de Sociedades de nuestro coche de empresa.

Este porcentaje nos interesa porque sí es deducible y, por tanto, puede servir a nivel fiscal para reducir los gastos en impuestos que tiene que asumir la empresa.

 

Consejos sobre la fiscalidad de los coches de empresa

 

Dados los conflictos fiscales que impone un coche de empresa, estos consejos pueden ayudar a profesionales a tomar las decisiones correctas:

  • Vincula un coche de empresa solo si realmente se va a realizar un uso profesional del mismo.
  • Confía en profesionales con experiencia, para el cálculo y posterior declaración de impuestos, del uso apropiado del coche.
  • Siempre que puedas, guarda cualquier prueba o demostración del uso profesional que realizas del vehículo.
  • Para no asumir el uso del coche de empresa como rendimiento en especie, fuera de la jornada laboral debe estar aparcado en un parking o espacio no accesible para los empleados que ya no están en horario de trabajo.