Humo negro en el coche: causas y cómo evitarlo

El humo negro en el coche es una señal que requiere de nuestra atención. Te contamos las principales causas que pueden provocar su aparición.

Al conducir un vehículo que funciona con combustible desde el tubo de escape se emiten gases, que normalmente son casi imperceptibles.

No obstante, en algunas ocasiones sí notamos que el humo que sale del coche es de color negro (más o menos intenso).

Esto es una señal de que algo no está funcionando bien en el vehículo. Por eso es importante saber qué lo ocasiona y, sobre todo, qué puede pasar si no actuamos a tiempo.

 

Causas del humo negro en el coche

El humo negro en el coche se produce porque la combustión dentro del motor se realiza con una mezcla demasiado rica en combustible. En consecuencia se quema más combustible del que debería.

Esto sucede porque la mezcla no está bien proporcionada, en concreto le falta suficiente oxígeno para que así fuese.

En la mayoría de casos el problema se origina en el sistema de admisión, ya sea en el filtro del aire o en los propios conductos de admisión del coche.

Si el filtro está sucio, desgastado o tiene una avería, el flujo del aire no podrá pasar de forma normal hacia el sistema de inyección.

Esta causa tiene la ventaja de que la sustitución de un filtro de aire es bastante económica y fácil de hacer, por lo que resolveremos el problema rápidamente y sin demasiado coste.

Es menos probable, pero también puede aparecer humo negro en el coche por una conducción no apropiada, sobre todo si lo hacemos de forma demasiado suave.

Si conducimos en muy bajas revoluciones y distancias cortas, el propulsor no alcanza la temperatura apropiada y los restos carbonosos pueden acumularse en los inyectores y obstruir el paso de la mezcla para la combustión.

La carbonilla siempre es un riesgo, ya que puede ir acumulándose en válvulas, filtros y otros componentes que influyen en el flujo de gases del motor.

De hecho, los coches diésel deben llevar por normativa filtros de partículas. Es importante revisar que estén en buen estado y no se saturan, pues también pueden afectar al proceso de combustión y ocasionar el humo negro en el coche.

 

Cómo evitar que salga humo negro del coche

Una óptima conducción y una revisión periódica de nuestro vehículo son las dos mejores medidas que podemos adoptar para evitar el temido humo negro.

Al identificar el desgaste o deterioro de las piezas clave en el sistema de combustión, los profesionales de un taller oficial podrán sustituirlas o limpiarlas, de manera que mantengan una eficacia óptima.

En cualquier caso, si conduciendo notas humo negro en el coche sin conocer el motivo, no dudes en acudir lo antes posible a un taller de confianza, donde puedan identificar el origen.

Un cambio de filtro puede ser económico, pero la avería en otras piezas y componentes, sobre todo si no lo solucionamos cuanto antes, sí puede requerir una inversión importante para su reparación.

Tenemos más artículos para ti