Cómo es el mantenimiento de un coche automático

28 Agosto, 2020

El mantenimiento de un coche automático tiene ciertas condiciones diferentes a las de un coche con caja de cambios manual. Estas son sus principales características.

 

De un coche automático a un coche manual, tenemos la caja de cambios como principal elemento diferenciador.

 

Como es lógico, la mayoría de cuestiones relacionadas con el mantenimiento que difieren entre uno y otro, se centran precisamente en esta caja de cambios.

 

A continuación, te explicamos cómo es el mantenimiento de este tipo de vehículos y qué señales puedes identificar, de que ha llegado la hora de una revisión a fondo.

 

Utiliza un ATF adecuado a tu coche automático

 

Un coche automático aprovecha lubricante ATF (Automatic Transmission Fluid), que es el líquido para la transmisión automática.

 

Cada fabricante recomienda un ATF específico para cada vehículo concreto, por lo que es importante seguir estas recomendaciones.

 

De forma general se recomienda sustituir el lubricante ATF al haber recorrido entre 60.000 y 80.000 Km. No obstante, también dependerá del tipo de conducción que realices como también de la temperatura de funcionamiento.

 

Revisa el sistema de refrigeración del motor

 

El sistema de enfriamiento de un coche automático sirve para evitar que el motor se sobrecaliente. Pero también es útil para que el fluido de transmisión se enfríe.

 

Por tanto, revisar el sistema de refrigeración puede evitarte muchos problemas en el futuro, si garantizas que mantiene unas condiciones óptimas en todo momento.

 

Haz revisiones personales y profesionales con periodicidad

 

Revisa regularmente la calidad del ATF. Este fluido se presenta de color rojo brillante y con un olor dulzón. Un cambio en el color, por ejemplo más oscuro, como también en su olor característico, pueden representar que la transmisión automática está sufriendo problemas.

 

Lleva tu coche automático a revisar al menos una vez al año a un taller oficial, en el que te garanticen un repaso completo al vehículo. Incluso si no notas ningún problema, así podrás evitar más fácilmente cualquier imprevisto.

 

Cómo notar averías en un coche automático

 

Aparte de las averías corrientes que puede sufrir cualquier vehículo, un coche automático puede darte señales claras de que algo no va bien.

 

Si notas que el cambio se produce demasiado pronto o tarde y que no es tan preciso como solía ser, puede haber un problema en la caja de cambios.

 

Otros síntomas de una avería son que necesites acelerar más que antes para iniciar la marcha, que el cambio se produzca de una forma brusca, que el motor parezca tener menos potencia o que el coche dé tirones.

 

Muchas de estas averías pueden derivar de un falta de mantenimiento óptimo del cambio automático.

 

Por eso es importante que evites que el nivel de aceite sea demasiado bajo o que, al no sustituirlo debidamente, su calidad haya ido empobreciéndose.

 

La consecuencia directa de esta falta de mantenimiento es que el ATF irá perdiendo propiedades y al final puede obstruirse el filtro por presencia de suciedad.

 

Tanto por rendimiento como por seguridad, debes asegurarte de que el mantenimiento de tu coche automático es el mejor posible.