¿Cuántos tipos de tubos de escape para coche existen?

29 Octubre, 2021

¿Conoces todos los tipos de tubos de escape que puede llevar tu coche? Te contamos la distinción que existe entre todas las tipologías.
 
El tubo de escape es la pieza del vehículo que se encarga de expulsar los gases generados por el motor al exterior.
 
Es una pieza imprescindible y, dado que se puede ver directamente, también es una de las más conocidas.
 
Pero menos popular es la distinción que hay entre los tipos de tubos de escape disponibles. Y aquí encontramos una doble diferenciación.
 

Tipos de tubos de escape a nivel estético

 
Si nos fijamos en forma, color y acabados de los tubos de escape, encontramos infinidad de posibilidades.
 
A nivel estético, los tubos de escape pueden ser de distintas formas, es decir, circulares, rectangulares, cuadrados, dobles, etc.
 
Los acabados también pueden ser distintos. Tenemos desde tubos de escape cromados hasta los que se pueden diferenciar por tonalidad cromática.
 
La diferencia entre todos ellos es puramente estética. Que un tubo de escape sea de un color o de otro, que tenga una forma u otra, no afecta en absoluto a su funcionalidad.
 
Lo importante es que estén homologados por el fabricante, para que no tengan problema a la hora de pasar la ITV.
 

Tipos de tubo de escape a nivel mecánico

 
Si tenemos que hacer una verdadera distinción entre los tipos de tubos de escape para coche que existen, debemos fijarnos en la mecánica.
 
Aquí sí que encontramos diferentes opciones, relacionadas principalmente con la función del silenciador. Estas son las que tenemos disponibles:
 

Tubo de escape con silenciador de absorción

 
Estos tubos de escape cuentan con materiales aislantes como lana de vidrio, que se encargan de mitigar el ruido que genera el vehículo.
 
Su alta capacidad de absorción les permite reducir el molesto ruido que se genera cada vez que ejecutamos una función desde el motor.
 

Tubo de escape con silenciador de expansión

 
Estos tubos tienen un funcionamiento distinto. La forma que tienen se ensancha y se vuelve a estrechar, así genera un rango de frecuencias muy alto.
 
Es cierto que con este sistema se elimina bastante ruido generado, sin embargo, no llega a cumplir los límites exigidos por ley, así que se suele combinar con otros tipos de tubos de escape.
 

Tubo de escape con resonador lateral

 
Estos tubos de escape se perforan y se rodean con otro que presenta un diámetro mayor al original.
 
Lo que produce esta solución es que el ruido, cuando sale, rebota entre los dos y se reduce considerablemente su molestia.
 
Como sucede con el silenciador de expansión, no basta por sí mismo para cumplir la normativa vigente, por lo que también se suele combinar con materiales aislantes u otro tipo de silenciadores.
 

Tubo de escape con silenciador de interferencia

 
La solución de este sistema hace que las ondas de sonido reboten cuando llenan la cavidad de placas paralelas que están perforadas.
 
Esto genera un eco que motiva una reducción de ruido, ya que en la práctica unas ondas interfieren con otras. Esta solución es la que más se suele combinar con el resonador lateral.