¿Cómo funciona un motor híbrido?

17 Septiembre, 2021

Te contamos cómo funciona un motor híbrido y qué tipo de motor se utiliza en cada situación relacionada con el ámbito de la conducción.
 
Los coches híbridos funcionan con un motor de combustión y un sistema de conducción de batería eléctrica.
 
Es un tipo de vehículo distinto al tradicional, lo que se puede notar en cualquier momento de la conducción.
 
Con estos coches, nos desplazamos sin dañar tanto el medio ambiente y, además, con un consumo eficiente del combustible.
 
Pero a pesar de que cada vez hay más coches híbridos en nuestras carreteras, lo cierto es que mucha gente desconoce cómo funcionan.
 
Por ese motivo, vamos a detallar el funcionamiento de un motor híbrido, en las distintas situaciones que podemos abordar cuando conducimos un coche de este tipo.
 
 

Arranque de un coche híbrido

 
En el arranque se hace uso del motor eléctrico, sin que el motor térmico intervenga. El proceso se hace de una forma suave y, hasta que no se alcanza cierta velocidad, no se acciona el motor de gasolina.
 
 

Aceleración en un coche híbrido

 
Cuando se necesita acelerar durante la conducción, un coche híbrido puede optar por varios métodos. El más corriente es que el motor eléctrico se sume al térmico para un aumento de potencia.
 
A pesar de estar los dos a la vez, en la práctica el consumo del motor térmico es menor, así que en realidad la conducción es más eficiente.
 
Para esta acción, no obstante, hará falta que el motor eléctrico cuente con batería suficiente para ese empujón adicional.
 
 

Conducción con un coche híbrido

 
En lo que se refiere a la conducción práctica de un coche híbrido tenemos que distinguir dos tipos de velocidad.
 
Por un lado, cuando se conduce a velocidad baja como en ciudad, lo más normal es que el motor eléctrico se encargue de todo.
 
Por descontado, necesitará que las baterías cuenten con energía suficiente, pues si no es el caso habrá que hacer uso del motor térmico.
 
Cuando se conduce a una velocidad media o alta, el motor de gasolina suele ser el que toma el control de casi todas las funciones del vehículo.
 
El motor eléctrico puede ser de ayuda en momentos puntuales, como al acelerar en un adelantamiento o al intentar subir una pendiente pronunciada.
 
Ten en cuenta que una velocidad constante reduce el consumo frente a cambiar constantemente de velocidad. Por eso el motor térmico es bastante eficiente en este tipo de conducción.
 
 

Frenar con un coche híbrido

 
Una de las mejores características de los coches híbridos es el sistema de frenado. Como actúa el generador, convierte el movimiento del coche en electricidad, que recarga las baterías y nos permite seguir aprovechando la conducción con el motor eléctrico.
 
 

Un coche híbrido detenido

 
Cuando un coche híbrido se encuentra detenido, ninguno de los motores está en funcionamiento.
 
Por eso estos vehículos no hacen ruido al detenerse, no emiten gases contaminantes y, por descontado, tampoco nos suponen ningún gasto.
 
Si se utiliza algún sistema como el aire acondicionado, se utiliza la energía almacenada en las baterías.