Cuándo debo cambiar el embrague de mi coche

26 Febrero, 2021

El embrague del coche también se desgasta y su malfuncionamiento puede ser peligroso. Te contamos cuándo es momento de cambiar el embrague.

Los pedales de un vehículo son utilizados de forma constante, por lo que su fiabilidad debe ser siempre la más alta posible.

Entre ellos, el embrague nos puede presentar problemas de desgaste o avería, sobre todo por malos hábitos del conductor (como dejar siempre apoyado el pie) y en la propia conducción (con usos inadecuados al cambiar de marcha).

Cambiar el embrague del coche es necesario cuando se desgasta en exceso, así como cuando se produce una avería, pero no siempre es fácil identificar cuándo es el momento para ello.

En este artículo te damos los datos que necesitas para saber en qué situación cambiar el embrague de tu coche y qué señales pueden ayudarte a identificar un problema con esta pieza.

 

¿Cada cuántos kilómetros cambiar el embrague?

 

Como sucede con otras piezas del vehículo, el kilometraje debería poder ofrecernos un baremo fiable de cuándo cambiar el embrague.

Lamentablemente, el embrague está tan condicionado a los hábitos en la conducción, que en este caso no es fácil ofrecer datos fiables.

Un malísimo uso del embrague podría recortar su vida útil incluso a los 5.000 Km. En cambio, un cuidado extremo con el mismo podría ampliarla hasta los 400.000 Km.

Como suele suceder, la moderación es la práctica más recomendable. Por tanto, te sugerimos plantear esta sustitución a los 150.000 Km, siempre que un taller especializado te confirme que se ha desgastado lo suficiente como para plantearte poner uno nuevo.

 

¿Se puede llegar a romper un embrague de coche?

 

El embrague, a diferencia de otras partes del coche, está en constante acción con otros componentes.

No puede romperse del todo sin identificar antes graves fallos en su funcionamiento, sobre todo por contacto con esas otras partes que, además, podría dañar seriamente.

Lo que sí se puede romper del embrague es parte de su sistema de funcionamiento, como el sistema hidráulico o el cable de conexión.

Si esto sucede, el embrague deja de funcionar activamente. Es decir que, al pisarlo, se hunde por completo pero no genera ninguna acción.

Con el coche apagado puede impedir su encendido, por lo que su sustitución se convierte en algo imprescindible.

 

Signos de que el embrague se está desgastando

 

Lo más recomendable es identificar aquellas señales que nos indican que el embrague está desgastándose cada vez más.

A continuación, te exponemos las señales más frecuentes que se producen cuando el embrague se desgasta:

  • El embrague no se agarra bastante y patina, sobre todo al acelerar si vemos que las revoluciones suben mucho pero la velocidad no es proporcional.

  • Aparece un olor a quemado, muchas veces debido a que el embrague patina. Hay que tener en cuenta que este olor también puede aparecer por otros motivos.

  • El embrague presenta una dureza mucho mayor a lo normal, lo que es señal de que probablemente el disco se ha desgastado demasiado.

  • El embrague tiene muy poco recorrido, señal también de desgaste del disco.